20 may. 2015

Davie Selke

Lejos de conformarse con ganar el Mundial de Brasil del pasado verano, Alemania ya mira hacia el futuro. Jugadores, precisamente, no le van a faltar. Sus categorías inferiores están repletas de jóvenes promesas que vienen pisando fuerte, y además es indudable que la Bundesliga está en alza. La "Mannschaft" tuvo pasado, tiene presente y, si todo sigue igual, tendrá mucho, muchísimo futuro. Y uno de los jugadores que quiere ser partícipe de ese futuro es Davie Selke.

Davie Selke es un futbolista alemán nacido el 20 de enero de 1995, por lo que tiene 20 años. Su posición natural es la de delantero centro, y pertenece a las filas del Werder Bremen, aunque por poco tiempo. Hace unos días saltaba la sorprendente noticia de su fichaje por el RB Leipzig, un equipo que actualmente se encuentra en la 2.Bundesliga pero con un proyecto de futuro más que interesante. Después de que Dietrich Mateschitz, dueño de la conocidísima empresa de bebidas energéticas "Red Bull", se introdujera en 2005 en el mundo de la Formula 1, con los Red Bulls, y del fútbol, con el Red Bull Salzburgo, decidió aumentar su imperio en 2009 adentrándose también en el fútbol alemán con este club.

Con sólo cinco años de existencia, y tras empezar su trayectoria en la quinta división alemana, a día de hoy el RB Leipzig ya juega en 2.Bundesliga, y no tardará demasiado en hacerlo en la máxima categoría del futbol germano. Es un proyecto que se está ganando muchos odios por Alemania, pues está basado en el enorme potencial económico del que dispone Red Bull. De hecho, Selke es uno más de esos fichajes multimillonarios que cualquier otro equipo de segundo nivel no podría costear. El traspaso, aunque no hay cifras oficiales, se cree que puede rondar los ocho millones de euros más otros dos por variables. Se le ha criticado a Selke que le dé más importancia al dinero (su sueldo aumentará considerablemente) que a su progresión, pero también es cierto que puede llegar a triunfar allí. Veremos con el tiempo si hay sido una decisión acertada o no.


Con raíces etíopes, por parte de padre, y checas, por parte de madre, Davie Selke nació en Schorndorf, un pequeño pueblo de la región alemana de Stuttgart. Durante su infancia, pasó por varios clubes de la región, entre ellos el propio VfB Stuttgart, hasta recalar finalmente en el TSG 1899 Hoffenheim en 2009. Su progresión desde entonces ha sido meteórica. Con 16 años, debutó con el equipo Sub-17, y en pocos meses, se hizo titular indiscutible gracias a unas cifras goleadoras realmente buenas; hasta el punto de llegar a debutar incluso con el equipo Sub-19. Ya con 17 años, era el máximo goleador de los Sub-19 y, tras una primera vuelta fantástica (doce goles y dos asistencias en trece partidos), firmó un contrato con el Werder Bremen en el mercado invernal de la temporada 2012-2013.

En el Werder Bremen Sub-19 continuó su magnífica evolución, sin cesar de anotar tantos. La pasada temporada fue ascendido al filial del Werder, donde pronto se hizo con la titularidad en la delantera. Fue acumulando minutos, y en noviembre, le llegó la oportunidad de debutar con el primer equipo. El por entonces entrenador del club, Robin Dutt, le dio sus primeros minutos en Bundesliga ante el Hannover 96. Selke jugó dos encuentros más con el primer equipo, pero posteriormente volvió a bajar al filial; aún no estaba preparado. Terminó la temporada en un enorme estado de forma, lo que le valió para disputar el Europeo Sub-19 con Alemania que se celebró en Hungría.

Tras su espectacular actuación en el Europeo Sub-19, todo hacía indicar que esta temporada formaría parte del primer equipo. Y así fue. Lo que quizás no fuera tan esperado era que formara desde el principio la dupla atacante del Werder Bremen junto al argentino Franco di Santo. Y vaya dupla han formado. Doce goles y dos asistencias para Di Santo; seis goles y cuatro asistencias para Selke hasta el momento. El Werder Bremen, a pesar de pasar gran parte de la primera vuelta en puestos de descensos, e incluso ocupando la posición de colista, consiguió rehacerse tras el parón invernal y ahora mismo se encuentra en mitad de tabla y con opciones de soñar con Europa.


Su posición natural es la de delantero centro, ya sea como único referencia arriba, como jugaba con la selección germana, o acompañado de un segundo punta, que en el Werder Bremen suele ser Franco di Santo. Es un delantero de área, un goleador nato, de los que tiene constantemente la portería entre ceja y ceja, y de los que cuando se le presenta la oportunidad, no suele fallarla, pues sabe definir realmente bien. Además, para jugar contra defensas rivales adelantadas y con espacio para correr, Selke es un jugador dominante y superlativo. A la contra, te la puede liar con facilidad.

Con sus 192 centímetros de altura, siempre es un buen recurso a la hora de bajar los balones en largo que envían desde la defensa. No obstante, a pesar de la altura que tiene, el remate de cabeza no está entre sus mayores virtudes, y sorprende los escasos tantos con la testa que ha anotado en su carrera. Para ser un delantero completo, quizás debería participar más en el juego de su equipo: caer a bandas, bajar más al centro en busca de la pelota... Aunque eso probablemente le haría reducir su cifra de goles. Otra de sus cualidad a destacar es la impresionante seguridad en sí mismo que desprende cuando le ves sobre el terreno de juego; da la sensación de que Selke cree en él más que nadie, y eso es un factor muy importante para todo joven que quiera triunfar en el mundo del deporte.


Davie Selke ha pasado por casi todas las categorías inferiores de la selección alemana: sub-16, sub-17, sub-18, sub-19 y sub-20; únicamente le falta la sub-21, en la que no tardará demasiado en hacerlo. De todas formas, donde realmente ha destacado es con Alemania sub-19, con la que se coronó campeón del Europeo Sub-19 del pasado mes de julio celebrado en Hungría, donde además consiguió ser máximo goleador (6 goles en 5 encuentros, igualando así el record que tenía Morata) y fue galardonado como mejor jugador del torneo.

14 mar. 2015

Dinamarca, una selección a vigilar de cerca

En vísperas de la Eurocopa de 2016 que se disputará en Francia y con el Mundial de Brasil aún en la memoria, es hora de mirar ya al futuro. Por esta razón, hay que empezar a pensar en cuáles serán las selecciones que dominarán el fútbol internacional en la próxima década. Un país del que se habla muy poco y que está creciendo futbolisticamente a pasos agigantados es Dinamarca. Hay una serie de jugadores jóvenes que está empezando a destacar en Europa y cuyo futuro parece ser muy prometedor; algunos son muy conocidos, otros quizás no tanto para el público medio. No creo que puedan llegar a optar a corto plazo a luchar por una Eurocopa o un Mundial, pero sí creo que pueden formar un buen bloque de jugadores que les permita hacerse un hueco entre los mejores a largo plazo.

Christian Eriksen (Tottenham, 23 años):
Suele actuar de mediapunta, aunque en ocasiones empieza algo más escorado en banda, ya sea izquierda o derecha, para terminar la jugada por dentro. En cualquier caso, es un jugador que le gusta moverse por todo el frente del ataque gozando de mucha libertad. No voy a descubrir ahora este futbolista a nadie, es de sobra conocido  por todo aquel seguidor asiduo del fútbol. Es un futbolista de muchísima calidad y visión de juego, y del que hay que destacar que tiene un guante en la pierna derecha. En mi opinión, es uno de los mejores lanzadores a balón parado del panorama internacional, tiene un golpeo del balón de media distancia formidable.
Eriksen está llamado a ser el auténtico líder de la generación danesa, y realmente podríamos decir que ya lo está siendo. Estas dos últimas temporadas ha conseguido consagrarse como uno de los mejores mediapuntas del fútbol europeo. Está creciendo a pasos agigantados: ha ganado presencia en el juego, y ha pasado de ser un jugador que siempre dejaba grandes detalles técnicos en los partidos a ser el auténtico jefe de su equipo. Además, ahora es un jugador mucho más determinante. Ha mejorado su cifra de goles, hasta el punto de que en este momento es el segundo máximo goleador del Tottenham, solo por detrás de Harry Kane y de su tremenda temporada.

Pierre-Emile Hojbjerg (Bayern de Múnich, aunque está cedido en el Augsburgo, 19 años):
Es un centrocampista de enorme técnica, que puede jugar tanto de mediocentro como de interior, incluso le hemos visto jugar en algún partido de carrilero ante las bajas de sus compañeros. Tiene una salida de balón excepcional, una envidiable visión de juego y está capacitado para batir líneas enemigas con facilidad, ya sea conduciendo el balón o con un pase. Además, siempre que puede, se incorpora al ataque y llega al área rival con peligro. Sobre el terreno de juego, presenta normalmente una madurez y una tranquilidad que asombran a cualquiera. Hace año y medio, cuando aún era un completo desconocido, ya hablé de él aquí en el blog con un análisis mucho más detallado.
Puede llegar a ser un enorme mediocentro organizador, y en esa línea ha estado trabajando Pep Guardiola desde que llegó a Múnich. De hecho, el objetivo de Pep es convertirlo en el 'Busquets del Bayern' a largo plazo, tal y como cuenta el propio entrenador catalán en el libro "Herr Pep", pero para eso aún hace falta tiempo. En el mercado invernal ha sido cedido al Augsburgo para que acumule minutos en la Bundesliga. Debido a su juventud y a la exigencia necesaria para jugar en el puesto de mediocentro, lo normal hasta ahora ha sido verle en la posición de interior, donde también puede demostrar sus enormes habilidades técnicas. No obstante, creo que con el tiempo irá evolucionando para consagrarse como mediocentro posicional.

Lucas Andersen (Ajax, 20 años):
Su posición natural es la de interior izquierdo. Con un gran control de balón y enorme técnica, es de esos jugadores que les gusta tener y sobar la pelota, tocarla y moverla con criterio. Es muy joven aún, y algo que debe mejorar es tener más presencia y más peso en el partido, ya que en algunas ocasiones pasa un poco desapercibido. Cuando la tiene, cuando de verdad coge las riendas del equipo y se hace con el control del juego, es una delicia verle jugar.
Tras fichar por el Ajax procedente del Aalborg danés, estuvo la temporada pasada en el filial del equipo, el Jong Ajax. Grandes actuaciones en el filial y alguna que otra aparición espóradica con el primer equipo le sirvieron para consolidarse esta temporada en el once titular de Frank de Boer. Sin embargo, aún no ha conseguido debutar en partido oficial con Dinamarca, tan solo en un amistoso ante Rumanía.

Viktor Fischer (Ajax, 20 años):
Es un extremo izquierdo clásico, de los de toda la vida. Rápido, eléctrico, desequilibrante, habilidoso con el balón en los pies y capaz de armársela a la defensa rival si está inspirado. Si, en cambio, no tiene el día, puede llegar a ser realmente intranscendente en el encuentro, por lo que debe ganar regularidad. Era un jugador muy individualista y con mucho gol, pero en su última temporada bajó considerablemente su cifra de tantos debido a que se está convirtiendo en un jugador mucho más asociativo.
Explotó en el Ajax en la temporada 2012/13, convirtiéndose en titular indiscutible a base de goles y grandes actuaciones, llegando a ser muy conocido por todo aquel que siguiera con regularidad el fútbol internacional. Sin embargo, una lesión en los isquiotibiales le ha alejado de los terrenos de juego durante más de un año, frenando así su meteórica progresión futbolística. No obstante, su vuelta está cada vez más cerca. Habrá que ver cómo se ha recuperado de la lesión, pues no sería la primera joven promesa que ve truncada su carrera por algo así. 

Lasse Vigen Christensen (Fulham, 20 años):
Su posición natural es la de interior, teniendo por detrás un pivote que le guarde las espaldas y que le permita despreocuparse relativamente de defender. Es un jugador del mismo perfil que Lucas Andersen, esos a los que coloquialmente se les llama "jugones". De una técnica y un control de balón exquisitos, es de esos jugadores que siempre apetece ver porque sabes que va a dejar algún detalle de calidad en el partido. Además, suele incorporarse muy bien al ataque, y ya ha dejado algún que otro golazo con la camiseta del Fulham.
Tras estar la temporada pasada en el equipo U21 del Fulham, este año se ha consolidado en el once titular del equipo londinense y está cuajando una grandísima temporada. Sin embargo, aún no es demasiado conocido para los aficionados al fútbol, pero seguro que dará que hablar en el futuro. Todavía no ha debutado con la selección absoluta de Dinamarca, pero no tardará mucho en hacerlo si sigue jugando igual de bien. Además, ya hay varios equipos que le han echado un ojo y no sería sorprendente que cambiara de aires en el mercado veraniego.

Andreas Christensen (Chelsea, 18 años):
Defensa central, aunque también le hemos visto jugar muchos encuentros como lateral derecho, incluso se le ha llegado a probar como pivote, sobre todo con la selección, gracias a su buena salida de balón. Para la edad que tiene, llama la atención la sobriedad y la seguridad que transmite en todas y cada una de las acciones. Además, con sus 188 centímetros de altura y su gran remate de cabeza, es un jugador a temer en jugadas a balón parado. De hecho, ya lleva varios goles de cabeza tanto con la elástica blue como con la de la selección danesa.
Titular indiscutible en todas las categorías inferiores del Chelsea y de Dinamarca, aunque aún no ha tenido la oportunidad de debutar con la absoluta.  Sí que ha conseguido, en cambio, debutar con el primer equipo londinense: lo hizo esta temporada a las órdenes del entrenador portugués Jose Mourinho. Es uno de los futbolistas más prometedores de la prolífica cantera blue, una de las mejores del mundo, pero le queda todavía un larguísimo y no menos complicado camino por recorrer si quiere acabar triunfando en el Chelsea.

Yussuf Yurary Poulsen (Red Bull Leipzig, 20 años):
Su posición natural es la de delantero. Puede empezar por el centro o, más frecuentemente, desde la banda, aunque siempre con el objetivo de finalizar la jugada por dentro, nunca de llegar a línea de fondo y centrar. Cuando juega en banda, participa más en el juego del equipo y muestra su faceta más asociativa, pero también pierde gol. Tiene una enorme zancada que le hace ser un futbolista muy rápido y bastante peligroso en los contraataques para el equipo rival. Es un jugador alto -mide 192 centímetros-, pero eso no le impide ser un jugador ágil y móvil.
No es un delantero eminentemente goleador, pero sí suele marcar una buena cifra de tantos a lo largo de la temporada, en torno a 10 o 15 goles. Si sigue con la misma progresión que hasta ahora, dificilmente el RB Leipzig lo podrá retener un año más en la 2. Bundesliga -si finalmente no consigue ascender-. Es, con diferencia, al que menos potencial le veo de todos los de arriba, pero sí creo que puede llegar a ser un delantero notable. Además, está llamado a ser el futuro delantero de Dinamarca en la Eurocopa 2016, puesto que la selección no tiene un futbolista consagrado en esa posición, aunque esté ahí el inigualable Nicklas Bendtner.